Un hombre normal

Todo hombre normal debería sentir la tentación de vez en cuando de escupirse en las manos, enarbolar una bandera negra y comenzar a degollar gargantas.
H.L. Mencken, «el sabio de Baltimore»